line decor
  
line decor
 
 
 
 

Seguridad Pública

Trabajos

Presupuesto

Educación

El Medio Ambiente

Seguridad Pública

Como hacerse de verdad "firme" en contra del crimen

Uno de los temas más críticos de nuestro barrio es el problema del crimen, especialmente el crimen violento. A pesar de los recientes descensos en el ritmo del crimen, Chicago sigue siendo una ciudad violenta, pues ocupa octavo lugar entre las ciudades de tasa de homicidios más alta del país. Los distritos más marginados, como lo es el 15, claro, sufren de tasas más altas que el promedio de toda la ciudad. Podemos y debemos hacerlo mejor.

Muchos políticos tratan de decirnos que la manera de hacernos "firmes en contra del crimen" es poner más policías en las calles, hacer más arrestos y encerrar a los delincuentes en la cárcel por períodos cada vez más largos. Yo estoy de acuerdo en que necesitamos más policías en las calles, pero en general, ésta no es la mejor manera de reducir realmente la tasa de delincuencia. La mejor manera de abordar el problema de la delincuencia es abordar las causas de la delincuencia: el alto desempleo, la pobreza, la educación deficiente, y los efectos sociales de éstos, efectos tales como el abuso de sustancias, la violencia doméstica, el abuso infantil, y los efectos de crecer en condiciones aparentemente sin esperanza. La violencia doméstica y el abuso infantil están entre las principales causas de la conducta más violenta cuando los niños maltratados llegan a ser adultos.

En algunos barrios, la gentrificación y la falta de vivienda también juegan un papel importante. A pesar de que es necesario mejorar la calidad de nuestros barrios, hay que hacerlo de una manera que respete las necesidades de vivienda de los residentes actuales.

Cuando los niños crecen en un ambiente hostil en el que son objeto de abuso o negligencia, y ser narcotraficante o pandillero parece ser la única manera de salir adelante, no ha de sorprender que entren en el tráfico de drogas y las pandillas. Cuando, en cambio, los niños crecen en un entorno en el que se los nutre y anima a hacer algo de sí mismos, y cuando tienen la oportunidad de obtener una educación decente y un trabajo decente, productivo y gratificante, la mayoría de ellos tomará un camino diferente, se convertirán en miembros productivos de la sociedad y no se meterán en problemas.

Por lo tanto, la mejor manera de mostrar "mano dura" contra la delincuencia no es encerrar a los delincuentes durante largos períodos, y luego negarse a ayudarlos cuando se ponen en libertad. Eso sólo resulta en hacer más violentos a los delincuentes. El mejor método para hacerse de verdad "firme" en contra de la crimen es atacar las causas de la crimen. Tenemos que construir una ciudad en la que todos nuestros niños reciban una educación de calidad que les dé la oportunidad de tener éxito. Tenemos que construir una ciudad en la que todos los padres tengan suficientes oportunidades de empleo para darles la oportunidad de alimentar a sus familias, pagar el alquiler o la hipoteca y poder disfrutar de la vida, sin estar obligados a andar en chanchullos para salir adelante.

Es por eso que la educación, las oportunidades económicas, la creación de empleos y la vivienda asequible son las otras prioridades centrales de mi campaña. Vea por favor mis declaraciones sobre estas cuestiones en mi sitio web.

Incluyo, bajo la educación, la de adultos. Si queremos que nuestros hijos tengan éxito y que lleguen a ser miembros de la sociedad, productivos y respetuosos de la ley, hacen falta unos padres mejor educados que sepan cómo criar a los niños en un ambiente familiar que proporcione una buena nutrición, tanto espiritual como física, y buenos hábitos de estudio. Si queremos que la generación siguiente salga mejor en la escuela, no podemos poner toda la responsabilidad en los maestros. El entorno familiar también es crucial para el éxito educativo. También tenemos que hacer más accesible a nuestra gente la educación de adultos, para ayudarles a mejorar sus competencias profesionales y habilidades para la vida, incluida la educación bilingüe.

Esas son soluciones a largo plazo. A corto plazo, el Departamento de Policía de Chicago tiene que poner más énfasis en el modelo de policía comunitaria, el cual mejora las comunicaciones entre la policía y la comunidad, lleva a la policía a respetar y responder más fácilmente a las necesidades de la comunidad y mejora la cooperación de la comunidad con la policía. Tener más policías de patrulla en las calles — quienes en realidad se reunirán con miembros de la comunidad de manera frecuente — mejorará la seguridad pública y ayudará a construir la confianza entre los miembros de la comunidad y la policía. La Estrategia Alternativa para el Procedimiento de Policía en Chicago (CAPS) ha tenido bastante éxito, pero el modelo debe ser más plenamente aceptado.

También hay que centrarse en conseguir que se quiten de las calles las armas de mano comercializadas de forma ilícita. Esto debe convertirse en una meta principal de la policía. Sólo a personas que respeten la ley se les debe permitir que posean armas de fuego para su protección en el hogar.

En mi capacidad como su próximo concejal, jugaré un papel activo para abordar el problema de la delincuencia. Bajo nuestras leyes, un concejal hace un juramento de defender la paz. Tengo la intención de tomar esa responsabilidad muy en serio. Al asumir el cargo, me uniré a policías de Chicago en la patrulla una vez por semana, en una zona diferente cada semana. Voy a conocer de primera mano de los problemas que enfrenta cada barrio y dejar claro que no vamos a tolerar la actividad de pandillas en el Distrito 15.

Cuando se pruduzcan crímenes violentos, me aseguraré de que la ciudad ofrezca servicios para ayudar a las víctimas. Voy a establecer una Unidad de Crisis, dirigida por un trabajador social clínico con licencia o un psicólogo capacitado, para brindar asesoramiento, no sólo a las víctimas directas y sus familiares, sino también a amigos y vecinos que también pueden ser traumatizados por la violencia. Quiero asegurar que nuestros vecindarios se recuperen de delitos violentos y construyan una mayor unidad y determinación para impedir nuevos actos de violencia.

Si soy elegido como su próximo concejal, me comprometo a luchar duro por las soluciones a largo plazo y los esfuerzos a corto plazo para eliminar la delincuencia y construir una ciudad en la que la gente pueda sentirse segura en las calles y en sus hogares.

Trabajos

Como crear más trabajos en nuestro distrito

Uno de los mayores problemas que enfrenta el pueblo del Distrito 15 es la falta de buenas oportunidades de empleo. Claro que éste es un problema nacional y estatal tanto como de la ciudad, y hasta cierto punto dependemos de nuestros gobiernos nacional y estatal para promulgar mejores políticas económicas. Pero eso no es excusa para el gobierno de nuestra ciudad al no hacer lo que pueda. El gobierno de la ciudad tiene a su disposición un montón de recursos e influencia. Puede y debe actuar con mayor eficacia en la creación de buenas oportunidades de empleo de calidad.

Parte de la respuesta es resolver nuestra crisis de presupuesto de una manera que nos permita mantener puestos de trabajo de servicio público, resistiéndonos a la privatización y revirtiéndola, ya que ésta a menudo se utiliza para reemplazar los trabajos mejor remunerados (gracias a la sindicalización) con puestos de trabajo no sindicalizados. Me dirijo a ese tema en mi presentación sobre el presupuesto, en este sitio web. No queremos que se corten puestos de servicio público durante una recesión.

También tenemos que abordar la falta de puestos de trabajo industriales. Tenemos en este Distrito un número de instalaciones industriales cerradas. Me gustaría que la Ciudad utilizara el poder del dominio eminente para condenar y recuperar algunas de estas fábricas e instalaciones cerradas, y después trabajar con organizaciones comunitarias, bancos, cooperativas de crédito y sindicatos para abrirlas de nuevo como empresas de propiedad comunal o de los empleados. Estas empresas deben incluir negocios de la energía "verde", de la eficiencia energética y negocios que sean de otras maneras relacionados con la sostenibilidad, tales como el procesamiento local de alimentos agrícolas. Las empresas comunitarias y las que son propiedad de los empleados pueden proporcionar fuentes estables de empleo, a la vez que empoderar a las comunidades. Siendo las partes interesadas de la comunidad propietarias de la empresa, las instalaciones y el dinero permanecerán en la comunidad.

Alguna que otra de estas instalaciones cerradas también podría ser usada para crearle a nuestros jóvenes una saludable alternativa a la actividad de las pandillas. El taller de reparaciones de la CTA, hoy en desuso, ubicado por entre las calles Pershing, Rockwell y Archer, se podría convertir en un parque cubierto de patinaje para patinadores y monopatinistas. También hay, en la calle Archer al oeste de Pershing, un edificio -- abandonado ya desde hace mucho tiempo — que me gustaría convertir en un Club de Niños y Niñas. Si bien estos proyectos no crearían gran número de puestos de trabajo, de todos modos darían lugar a algunos, y además tendrían el efecto de reducir la delincuencia y mejorar el barrio.

También podemos ayudar a crear buenos puestos de trabajo nuevos tomando en serio la promoción de la eficiencia energética y la energía renovable en las viviendas y negocios, con énfasis en la vivienda para gente de bajos ingresos y en las pequeñas empresas. Aumentar el suministro de viviendas asequibles y su eficiencia energética puede ayudar a crear nuevos empleos, tanto de forma directa (trabajos de renovación) como también indirectamente (bajan los costos de la energía, de modo que las familias tienen más ingresos disponibles para gastar en otros bienes y servicios). También ayuda a reducir la demanda de electricidad y mejora el medio ambiente. El Departamento de Desarrollo Comunitario ha estado haciendo algunas renovaciones de casas, pero el programa tiene que ampliarse considerablemente. Deberíamos estar contratando a un montón de hombres y mujeres jóvenes para la renovación y aislamiento térmico de hogares y negocios, para que se ocupen con pistolas de calafateo, no con armas de fuego.

En casos en que sea apropiado, la Ciudad también debe proporcionar asistencia o préstamos a bajo interés para capacitar a los residentes y las pequeñas empresas para instalar generadores de viento o solares de pequeña escala para ayudar a satisfacer sus necesidades de energía. También tenemos que agilizar el proceso de permisos para la instalación de energía solar y eólica. En la actualidad, la ciudad impone demasiadas trabas burocráticas para la instalación de sistemas de energía solar y eólica, lo que eleva el costo de la instalación. Al ayudar a hacer más asequible la energía solar y eólica, podemos además reducir los costos de la energía, estimular la economía y ayudar a crear muchos puestos de trabajo de fabricación para la economía verde en la ciudad y en el Distrito 15.

También hay que promulgar en la ciudad de Chicago una ordenanza en pro de las compras locales, para favorecer las compras a productores de la localidad. Esto ayudaría a mantener el dinero dentro de la comunidad, lo que siempre es bueno para la salud económica. Del mismo modo, en su caso, también se debe ayudar a las comunidades que quieran convertir terrenos no utilizados en jardines comunitarios. Donde personas trabajadoras y de bajos ingresos tienen la oportunidad de cultivar una parte de su propia comida, se hace disponible mayor parte de sus ingresos para comprar otros bienes y servicios, para mayor estímulo a la economía local.

Además estoy a favor de una más fuerte y más amplia ordenanza de Salario Digno para la Ciudad. Un trabajo a tiempo completo debe proporcionar ingresos suficientes para mantener una familia, pero muchos puestos de trabajo hoy en día no pagan lo suficiente. El reciente aumento en el salario mínimo federal a $7.25 por hora afectó a menos del 4 por ciento de la mano de obra. El valor, ajustado a la inflación, del salario mínimo fue un 17% inferior en 2009 que en 1968. Los trabajadores de este país son los más productivos del mundo, pero son los más sobrecargados de trabajo y los peor pagados en comparación con lo que producen.

La actual ordenanza de Salario Digno afecta a contratistas de la Ciudad, y en la actualidad abarca diez clasificaciones de oficios. Yo lucharía por una ordenanza de Salario Digno para todas las empresas que reciben de la ciudad un subsidio o una ventaja de impuestos, para las tiendas grandes y, con el tiempo, para todo empleador por encima de un cierto tamaño, con excepciones temporales permitidas para empresas nuevas o las que estén luchando por salir adelante.

Los críticos a menudo sostienen que un Salario Digno tendría el efecto de reducir el empleo, ya que las empresas no podrían pagar el aumento. Sin embargo, los estudios de los aumentos hechos anteriormente en las normas de salario mínimo federal y estatal, y el impacto de las leyes de Salario Digno aprobadas por un número de ciudades, demuestra que esto no es correcto. Cualquier impacto negativo temporal en las empresas pronto se ve compensado por el efecto de estímulo que resulta de proporcionar más ingresos discrecionales a los trabajadores peor pagados -- que gastan la mayor parte de sus ingresos en bienes y servicios. De hecho, la experiencia demuestra que es una de las maneras más eficaces para estimular la economía. Además, los aumentos en el salario mínimo tienden a mejorar la productividad. Todo impacto adverso puede mantenerse al mínimo realizando el aumento de salario poco a poco.

Estos son algunos de los pasos más importantes por los que yo lucharía como su próximo concejal, para mejorar nuestra economía y crear más buenas oportunidades de empleo. Pero lo que más se debe recordar es que al haberme elegido, el candidato del pueblo, Ud. tendrá en el cargo a alguien que no puede ser comprado ni vendido, y que toma muy en serio la obligación de los gobiernos para asegurar que haya reales oportunidades económicas para todos. Usted puede estar seguro de que voy a luchar por todas las buenas políticas que mejoren la salud y el bienestar de la gente del Distrito 15.

Presupuesto

Cómo resolver el problema del presupuesto

La mejor manera de servir a la gente del Distrito 15 es luchar por un presupuesto de la Ciudad de Chicago que se centre en la prestación de los servicios públicos de calidad que nuestra gente y las empresas necesitan, de manera eficiente, y pagado por un sistema justo de impuestos progresivos.

Dependemos de nuestro gobierno de la Ciudad para proveer de vivienda y desarrollo económico, asuntos culturales, servicios públicos de salud, servicios de apoyo a discapacitados, apoyo a familias, la Biblioteca Pública de Chicago, la seguridad pública, la seguridad y reglamento de edificaciones, protección a consumidores y del medio ambiente, control de animales, el transporte y otras infraestructuras, incluido el abastecimiento de agua, y la administración de dos aeropuertos principales.

Todos estos servicios son importantes para el bienestar de la gente de Chicago, y al gobierno municipal le incumbe garantizar que se mantengan a un alto nivel de calidad. En tiempos económicos difíciles, la necesidad de muchos de estos servicios es mayor aún, cuando disminuyen los ingresos procedentes de los impuestos. Entonces, ¿cómo responder a este desafío? He aquí cómo me propongo hacerlo:

Por el lado de los gastos: Hace falta una auditoría más exhaustiva e independiente del presupuesto para descubrir y eliminar los gastos innecesarios que se han dado, o puestos de trabajo que se han creado, como favores políticos. El proceso de traer limpieza a la política de Chicago, por la elección de concejales verdaderamente independientes como yo, también significa una profunda limpieza de casa en todas las áreas de gobierno — y eso nos va a ahorrar dinero también.

Al examinar el presupuesto de 2011 recién acabado de aprobar, hay algunas áreas en particular que yo quisiera poner bajo el microscopio. Yo apoyo algunos de los recortes de gastos recomendados por el Inspector General de Chicago, tales como la eliminación de los subsidios para el agua y el uso de alcantarillado para organizaciones no lucrativas, lo que ahorraría 15,2 millones de dólares, o el servicio de alcantarillado gratis para personas mayores, lo que ahorraría 5,25 millones de dólares — aunque me gustaría conservarlo como un programa de medios probados para que las personas mayores que viven con bajos ingresos fijos pudieran recibir el beneficio. Yo estaría a favor de la eliminación, o al menos una reducción significativa, de los Servicios de Apoyo para el Desarrollo de Zonas Comerciales, con ahorros de $4,9 millones, ya que la mayoría de la financiación se destina a subsidiar a las cámaras de comercio locales, las cuales no deben ser financiadas con fondos públicos.

En términos más generales, voy a examinar cuidadosamente el aumento de $6 millones en el presupuesto de la Junta de Comisionados de Elecciones, para lo cual se ha ofrecido poca justificación, y los más de $48 millones en el presupuesto para el Aeropuerto Internacional O'Hare.

Como regla general, también me opongo a la privatización, y me gustaría ver revertida mucho de ella. La mayoría de la experiencia de los gobiernos con la privatización demuestra que no ha sido una ganga para los contribuyentes y que a menudo equivale a un plan para enriquecer a las empresas privadas a expensas del contribuyente. A cambio de infusiones de dinero a corto plazo, el sector público regala valiosos activos o derechos, y luego los contribuyentes todavía tienen que pagar el costo de administrar y vigilar los contratos mientras que las empresas contratantes sacan un dineral de activos públicos — y, a menudo, llevan sus beneficios fuera de la ciudad, fuera del estado o incluso fuera del país. Este tipo de especulación subvencionada por los contribuyentes tiene que terminar.

Con algunas excepciones — por ejemplo en la construcción, donde puede tener sentido el que los contratistas privados hagan el trabajo — la mayoría de las funciones públicas deben permanecer en el sector público. El dinero de nuestros impuestos luego va a pagar directamente a los trabajadores que realizan los servicios y quienes en general gastan la mayor parte de sus salarios a nivel local. Este es un sistema mucho más eficiente y beneficioso que aquel en el que los contribuyentes no sólo pagan para que los administradores vigilen y regulen los contratos, sino que pagan también las ganancias de los contratistas privados, el marketing, la publicidad y otras funciones del sector privado, además de pagar a los trabajadores, a quienes se suele pagar a un salario menor, siendo éstos no sindicalizados.

Por el lado de los ingresos: Estoy a favor de un impuesto a las transacciones financieras (o cargos por transacción) en el comercio especulativo en la ciudad de Chicago. Los especuladores que comercian en la Bolsa Mercantil de Chicago y el Board Options Exchange no pagan nada por la venta de derivados, mientras que los residentes de Chicago, al comprar las necesidades de la vida, pagan los impuestos de venta más altos de la nación. Un impuesto minúsculo sobre el comercio especulativo podría abordar esta desigualdad y aumentar varios cientos de millones de dólares para cumplir con nuestras obligaciones, al mismo tiempo que nos permitiría reducir nuestra excesiva dependencia de los impuestos sobre las ventas. En otras palabras, creo que podríamos obtener ingresos suficientes a partir de un impuesto a las transacciones financieras especulativas para reducir los impuestos de ventas de alimentos o mercadería en general y aún así aumentar los ingresos netos para financiar los servicios públicos.

Otra posibilidad sería hacer más equitativo el actual impuesto sobre las ventas, mediante un aumento de los impuestos sobre artículos de lujo mientras se mantuviera o se redujera los impuestos sobre mercancía general.

En general, apoyo los principios de la tributación progresiva: La carga tributaria debe caer un poco más en los más capaces de pagar y mucho menos en los que menos pueden pagar. Los miembros más ricos de nuestra sociedad se han beneficiado más de la operación del orden social; por lo tanto, tienen la mayor obligación de apoyarlo. Los miembros más pobres de la sociedad, que se han beneficiado menos del funcionamiento del orden social, más necesidad tienen de alivio de la carga fiscal, para que tengan la oportunidad de levantarse hacia arriba. Además, los recortes de impuestos para los miembros más pobres de la sociedad resultan en más dinero gastado en bienes y servicios locales, lo cual ayuda a estimular la economía.

También hace falta una mayor transparencia y rendición de cuentas, y más democracia en la toma de decisiones sobre el gasto de los fondos TIF (Tax Increment Financing), mientras continuamos la lucha para revertir la abusiva práctica de la creación de distritos TIF que no se ajustan a la finalidad original de éstos, la cual era ayudar a reconstruir las comunidades deterioradas. Ya se han gastado fondos TIF en proyectos favorecidos por el alcalde y sus aliados, algunos de éstos, es cierto, han beneficiado a la gente, pero la mayoría de ellos no han beneficiado sino a donantes de campaña y políticos partidarios. El dinero TIF se ha convertido prácticamente en una caja negra para el alcalde y sus amigos. La mayor parte del dinero ha ido a los barrios prósperos como el South Loop y el West Loop, mientras que nuestras escuelas de barrio se mueren de hambre por los fondos. El año pasado se gastó más dinero TIF en el distrito del Cercano Sur que en 82 de los distritos TIF más pobres. El sistema claramente ha sido objeto de abusos.

Me gustaría ver una moratoria en la creación de nuevos distritos TIF hasta que sea aprobada una verdadera reforma en el estado o en la ciudad. Nuestras escuelas necesitan el dinero que se está desviando del sistema. Mientras tanto, el Concilio y el público deberían desempeñar un papel más central en decidir cómo se asignan los fondos. Debe ser fácilmente accesible al público la divulgación del volumen de los ingresos disponibles que sale de cada distrito TIF, y la asignación de los ingresos TIF debe ser parte de un proceso deliberativo presupuestario por parte del Ayuntamiento, al igual que el presupuesto ordinario.

Educación

Una educación de calidad para todos los niños

Creo que todo niño de nuestra comunidad debe tener la oportunidad de tener éxito, por rica o pobre que sea su familia. Tenemos en Chicago muchas buenas escuelas, pero también hay demasiadas escuelas con clases superpobladas, maestros poco motivados y edificios cayéndose a pedazos. Podemos cambiar esto mediante la plena financiación de nuestras escuelas. Podemos lograr esto poniendo fin al mal uso de los fondos TIF y haciendo más transparente el uso de dichos fondos, haciendo más justos los impuestos en Chicago. Necesitamos presionar a los legisladores en Springfield para que den el dinero necesario a nuestras escuelas. Los fondos TIF, en realidad, no son nada más que una caja negra para el alcalde y sus amigos. Nadie sabe en realidad adónde va todo el dinero TIF. Por esto yo voy a luchar para asegurarme de que la mayor parte de ese dinero se dirija a nuestras escuelas. Además, tenemos que seguir ampliando las oportunidades educativas para nuestros estudiantes, tanto niños como adultos, en nuestro barrio. Voy a seguir oponiéndome a los esfuerzos del alcalde para cerrar los City Colleges de Chicago y otros esfuerzos para reducir los servicios educativos de nuestra comunidad.

Celebrar la diversidad en nuestras escuelas

La diversidad de nuestra ciudad es lo que la hace una de las mejores de América. Con sólo entrar en una de las salas de clase de nuestra ciudad se puede escuchar una variedad de idiomas: español, polaco, chino y muchos otros. Si de verdad queremos asegurar que tengan éxito todos los alumnos de todos los orígenes, tenemos que fomentar para que haya más clases bilingües y servicios de apoyo para nuestros niños y sus padres.

Hacer hincapié en que la comunidad tenga control democrático de nuestras escuelas

Parte del problema del sistema escolar público de Chicago es que lo dirigen unos políticos y empresarios que tienen demasiado control y cuyas decisiones — incluso cuando tienen buenas intenciones — están fuera de contacto con las necesidades de nuestra comunidad. En mi capacidad de concejal, voy a hacer lo más posible para devolver más poder a las comunidades locales y a los consejos escolares locales. Necesitamos más participación directa de los alumnos, de sus padres y de los maestros en la toma de decisiones. También trabajaré para establecer que se elija la Junta Directiva de las Escuelas. - No queremos una Junta Directiva compuesta de títeres del alcalde. La elección logrará que la Junta sea más responsable ante los padres y la comunidad. Cuando se concentra tanto el poder en manos de una sola persona, el resultado es corrupción del sistema. El control de nuestras escuelas por parte de la alcaldía tiene que terminar. Escuchemos a nuestros maestros y a los padres de alumnos en nuestra comunidad — no a políticos que ni siquiera han enseñado en una clase.

Mantener públicas a nuestras escuelas locales

El programa Renacimiento 2010, implementado por el alcalde Daley y el ex director general de las escuelas públicas, Arne Duncan, ha sido un fracaso rotundo. No resultan buenas escuelas y mejor aprendizaje cuando cerramos las escuelas locales, despedimos a todo el personal de la escuela, y ponenos en su lugar una escuela "charter" (privada). Esto es un paso hacia la privatización de nuestras escuelas públicas. La meta de la educación es ayudar a los niños a adquirir conocimientos, a pensar por sí mismos y a convertirse en adultos productivos y felices. No es cuestión de ganar dinero ni de culpar a los maestros. Necesitamos, por supuesto, la rendición de cuentas, pero no podemos lograrla cerrando las escuelas del barrio y destruyendo el espíritu de nuestras comunidades. En vez de esto, démoles a los maestros más recursos y apoyo. Vamos a animar a los estudiantes a matricularse en programas después de las clases. Y vamos a darle a los alumnos unas opciones de comida más nutritivas. Todavía hay mucho más que no hemos hecho para crear mejores escuelas públicas. Siempre voy a apoyar a nuestras escuelas públicas locales, y voy a seguir luchando por los estudiantes, por sus padres y por los maestros. Esta es mi solemne promesa a ustedes.

Medio Ambiente

Alberto Bocanegra anuncia su firme apoyo a la Ordenanza de Energía Limpia de Chicago

26 de noviembre 2010

Alberto Bocanegra, Jr., candidato para concejal en el Distrito 15, anunció hoy que está totalmente en apoyo del esfuerzo para aprobar la Ordenanza de Energía Limpia de Chicago. Alberto señala que el Distrito 15 está situado precisamente entre las dos viejos centrales eléctricas a carbón, la Fisk y la Crawford. Estas plantas están contaminando el aire que respiran los residentes, causando enfermedades y muertes innecesarias. "Ya se ha pasado el tiempo cuando estas plantas debieron limpiar sus emisiones," dijo Alberto. Alberto señala que dicha ordenanza obligaría grandes reducciones en el volumen de partículas finas procedentes de estas plantas, así como la reducción de dióxido de carbono, que es el principal gas que contribuye al calentamiento global.

"La Midwest Generation debe tomar el curso de acción responsable y aplicar los controles modernos de su contaminación", dijo Alberto. Señala que la ordenanza le da a la companía la opción de la opción de la limpieza de sus emisiones o el cierre de las plantas. "Esperamos que Midwest Generation opte por limpiar sus emisiones. Pero si por contrario optan por cerrar las plantas, debe ofrecer alternativas justas para los trabajadores que se desplazan", destacó Alberto.

Alberto señaló el estudio realizado por el Centro de Derecho y Política Ambientales (ELPC), el cual demuestra que las planta Fisk y Crawford han causado entre 750 y mil millones de dólares en daños a la salud pública desde 2002. "Los residentes del Distrito 15 no deben ser obligados a soportar los costos monetarios y los daños de salud consecuentes de esta anticuada tecnología", señala Alberto.

"Por el bien de todos los residentes de Chicago y sus suburbios, hay que realizar el avance de esta legislación lo más rápido posible", señala Alberto. El Concejal Cárdenas está tomando el liderazgo de la Comisión de Salud ya que el Concejal Ed Smith se va a jubilar. El Concejal Cárdenas debería presionar para una audiencia conjunta a principios de diciembre entre la Comisión de Salud y la Comisión de Energía, Protección Ambiental y Servicios Públicos con respeto a esta ordenanza. Esto es necesario para que la ordenanza pueda ser aprobada por el actual Consejo de la Ciudad a principios de 2011.


"Hago un llamamiento al Concejal Cárdenas para que trabaje por la salud de sus electores. Tiene que asegurarse de que esta audiencia conjunta se lleve a cabo en diciembre", exigió Alberto.



 

Propuesta #1
Establecer la Seguridad Pública

Propuesta #2
Educación de Calidad para Todos.

Propuesta #3
Establecer una asamblea del pueblo.

Propuesta #4
Aprobar la ordinanza para Energía Limpia.

 

Email Us